miércoles, 4 de mayo de 2016

El taller de Lola Gominola

Hace ya dos cursos que empecé a dar clase en un maravilloso colegio, pensaba que era yo la profesora, la que llegaba allí con todos sus conocimientos de manualidades y arte, a enseñarles... 

Y no, estaba muy equivocada, pero muchísimo, porque he sido yo la que más he aprendido de ellos. Ellos han sido mis profesores, me han enseñado a ser más paciente, a valorar las pequeñas cosas, han hecho que me reencuentre con la niña que fui. 

He aprendido de su ilusión, de su inocencia, de sus ganas de saber más, de su impaciencia... He comprendido que los adultos debemos aprender de ellos muchas cosas, debemos escucharlos más, debemos dejar las prisas y sentarnos a su lado y preguntarles qué piensan, qué les gustaría hacer, cómo piensan hacerlo... Debemos felicitarlos por ser únicos, porque cada niño lo es, y animarlos a que sigan siéndolo. Tenemos la obligación de enseñarles a respetar para ser respetados, a colaborar más que a competir, porque entre todos será mejor, porque uno para todos y todos para uno...
Debemos enseñarles a que lo bonito o feo no está en las cosas, está en nuestros ojos y en nuestro corazón. 

Hace tiempo que ya no sé quién es el profesor y quien el alumno y eso es lo que más me ha gustado de esta excepcional experiencia.

Aquí os dejo una pequeñísima muestra de lo que ha dado de sí el Taller de Lola Gominola en estos dos cursos:









































Creo que los niños han disfrutado mucho con las manualidades, con las nuevas experiencias que les han aportado, con los sentidos que han descubierto que tenían: el tacto, la vista, el oído... Con las leyendas y los cuentos, conociendo las costumbres de otros países, cerrando los ojos e imaginando... Creo que ahora saben que lo que se hace con las manos lleva una trocito de nuestra alma y eso no tiene precio ni sería nunca capaz de cotizar en bolsa. Además lo hemos pasado GENIAL!!

Escribo con nostalgia, porque se acaba el curso y con él también un ciclo de mi vida. Me llevo en el corazón un pedazo de la sonrisa de cada uno de los 39 niños que he conocido y de los que he aprendido muchísimo. Echaré de menos cada vez que digan: "Ya se ha acabado???? Esta clase es la más corta, debería durar dos horas!!!!", sus caras de ilusión viendo los soportes visuales, los cortos, otros artistas pintando... Los: "Qué vamos a hacer hoy?? Va dímelo, que te guardo el secreto".

Tengo que agradecer a los padres que han confiado en mí y me han dejado a sus hijos un par de ratitos a la semana para que aprendan a hacer cosas bonitas y lo que no saben es que las cosas más bonitas las he aprendido yo de sus hijos. ¡GRACIAS! Y también por los comentarios preciosos que algunos habéis dejado en Facebook!! 


PD: Extiendo los agradadecimentos a AFA y AMPA, a Dinamo, al colegio por sus instalaciones estupendas, a Pilar por su comprensión con el desorden y la invasión de su armario. ¡MILLONES DE GRACIAS!

4 comentarios:

  1. Veo que ha sido una experiencia maravillosa!! Me alegro que hayas podido vivirla y que hayas podido transmitirles a los peques ese amor por el arte y esa maravillosa persona que eres, que seguro quedará guardado en su corazón para siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mary!! Sí, espero que me recuerden de alguna forma, o al menos las cosas que han aprendido. Yo nunca los olvidaré.
      MUAAA!!

      Eliminar
  2. que cantidad de ideas super originales!!!

    ResponderEliminar
  3. good topic thanks for post for sharing on website ..
    ดูหนัง

    ResponderEliminar

Blogging tips